Prentsa-oharrak

Pisu eta neurrien Nazioarteko batzordeak ordezkaritza du.

Biltzar orokorraren 26. parisko pisuak eta neurriak

Industria | 2018/11/16

Dolores del Campo, tenperatura-aldaketa Área espainiako metrologia zentroa (burua, menpeko (Industria, merkataritza eta Turismo ministerioa.

Batzar Orokorrak aho batez onartu du (zabala pisu eta neurrien nazioarteko unitateen Sistema berrikustea.

Nota de prensa completa [pdf] 198,76 KB

La Conferencia General de Pesas y Medidas, que se celebra del 13 al 16 de noviembre en Versalles, ha elegido a la española Dolores del Campo como un nuevo miembro del Comité Internacional de Pesas y Medidas. Se trata del ‘Comité de Sabios’ de la Metrología a nivel mundial, siendo la máxima autoridad de la Convención del Metro entre las Conferencias Generales y representa un reconocimiento internacional al nivel científico español y a la labor del Centro Español de Metrología, dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

La Conferencia General de Pesas y Medidas, que reúne a los representantes de los estados pertenecientes a la Convención del Metro, ha aprobado hoy en Versalles una amplia revisión del Sistema Internacional de Unidades. Se han modificado las definiciones de kilogramo, amperio, kelvin y mol. Asimismo, se han adaptado las definiciones del segundo, el metro y la candela para alinearlas con las nuevas. Las definiciones revisadas entrarán en vigor el Día Mundial de la Metrología, 20 de mayo de 2019.

Las definiciones revisadas se basan en constantes físicas, la constante de Planck, la constante de Boltzman, la carga elemental y la constante de Avogadro y, por lo tanto, inherentemente estables, uniéndose a las otras tres unidades, el metro, el segundo y la candela, que ya se definían en relación a otras constantes, como la velocidad de la luz, la transición hiperfina del estado fundamental no perturbado del átomo de cesio 133 y la eficacia luminosa. Las constantes se han elegido de forma que las definiciones revisadas no deban modificarse para acomodar futuras mejoras en las tecnologías utilizadas para sus realizaciones prácticas. Las nuevas definiciones no supondrán cambio alguno en nuestra vida diaria.

El uso de constantes naturales para definir las unidades de medida, permitirán a la comunidad científica y a la industria obtener y diseminar con mayor exactitud sus mediciones, desde las más pequeñas hasta las más grandes, cumpliendo así con las necesidades de medición actuales y futuras.

El kilogramo se definirá en términos de la constante de Planck, garantizando la estabilidad a largo plazo de la unidad de masa. El amperio y otras unidades eléctricas, en sus actuales realizaciones prácticas al más alto nivel metrológico, obtendrán la total consistencia de los métodos con sus definiciones. El kelvin se redefinirá sin causar un efecto inmediato en la práctica de la medición de la temperatura. Y el mol se redefinirá con respecto a un número específico de entidades (típicamente átomos o moléculas) y ya no dependerá de la unidad de masa, el kilogramo.