El Petróleo

Prohibición de la venta de gasolina con plomo

Se añaden pequeñas cantidades de plomo a la gasolina con el fin de mejorar el rendimiento de los motores. El efecto del plomo es antidetonante. Permite que la mezcla aire-gasolina sea comprimida a una mayor presión antes de que la chispa de la bujía encienda la mezcla y haga mover los cilindros.

Pero el plomo es un metal pesado contaminante, nocivo para los organismos vivos. Además, los coches que consumen gasolina con plomo no pueden emplear catalizador para reducir sus emisiones contaminantes, pues este metal inutiliza el catalizador (dicho en palabras técnicas, lo "envenena").

Por estas razones, la Unión Europea, a través de la Directiva 98/70/CE, ha prohibido la venta de gasolina con plomo a partir del 1 de enero de 2000, aunque si algún país demuestra que esta prohibición le causa graves dificultades, puede obtener una moratoria. España la ha solicitado y obtenido. En un principio la prohibición de vender gasolina con plomo iba a tener efecto a partir del 1 de enero de 2002, pero se adelantó al 1 de agosto de 2001.

El Real decreto que establecía esta prohibición se publicó el 12 de abril de 2000 en el Boletín Oficial del Estado y fue corregido por otro Real decreto publicado el 7 de julio de 2001.

Como regla general, si un coche no dispone de catalizador y se fabricó antes de 1992, deberá utilizar súper (aditivada); pero hay turismos fabricados antes de 1993 con una tecnología que admite tanto gasolina súper (97) como gasolina sin plomo (95). Para saber los coches capaces de emplear gasolina sin plomo, puede mirar la relación de marcas y modelos de vehículos automóviles de turismo aptos para emplear gasolina sin plomo (documento PDF de 1,5 Mb) publicada en el BOE del 3 de enero de 2001 por la Secretaría de Estado de Política Científica y Tecnológica.

Esta lista, asimismo, es la válida para obtener la subvención que se menciona más adelante.

Relación de marcas y modelos de vehículos automóviles de turismo aptos para emplear gasolina sin plomo [PDF] [1498 Kb] 

Subvención para el cambio

La Ley 62/2003, de 30 de diciembre, de medidas fiscales, administrativas y del orden social (BOE del 31 de diciembre de 2000) establece, en su disposición adicional trigésima tercera (Renovación del parque de vehículos automóviles de turismo equipados con motores no aptos para emplear gasolina sin plomo) que:

Con carácter excepcional y durante un período que finalizará el 31 de diciembre de 2006, el importe de la deducción prevista en el artículo 70 bis de la Ley 38/1992, de 28 de diciembre, de Impuestos Especiales, o, tratándose de vehículos automóviles de turismo usados con una antigüedad no superior a cinco años, el importe de la deducción prevista en el artículo 3 de la Ley 39/1997, de 8 de octubre, por la que se aprueba el programa PREVER para la modernización del parque de vehículos automóviles, el incremento de la seguridad vial y la defensa y protección del medio ambiente, se elevará, en ambos casos, hasta 721,21 euros cuando, además de cumplirse los requisitos y condiciones previstos en dicho precepto, se den las siguientes circunstancias:

  • Que el vehículo automóvil de turismo para desguace esté equipado con un motor de gasolina no apto para emplear gasolina sin plomo. A estos efectos, el Ministerio de Ciencia y Tecnología hará pública la relación de marcas y modelos de vehículos automóviles de turismo aptos para emplear gasolina sin plomo, considerándose que cumplen el requisito previsto en este apartado aquéllos que, estando equipados con un motor de gasolina, no figuren en dicha relación.
  • Que el vehículo automóvil de turismo nuevo o de antigüedad no superior a cinco años esté equipado con un motor de gasolina provisto de catalizador o con un motor diesel. Esta condición se considerará cumplida, en cuanto a los vehículos equipados con un motor de gasolina, por todos aquéllos cuya primera matriculación definitiva en España haya tenido lugar a partir del día 1 de enero de 2001.

Artículo 70 bis. de la Ley 38/1992, de 28 de diciembre, de Impuestos Especiales: Deducción de la cuota

  1. Los sujetos pasivos que sean titulares de un vehículo automóvil de turismo usado, que cumpla las condiciones establecidas en el apartado 2 siguiente, tendrán derecho a practicar en la cuota del impuesto exigible con ocasión de la primera matriculación definitiva de un vehículo automóvil de turismo nuevo a su nombre, una deducción cuyo importe, que en ningún caso excederá del de la propia cuota, será de 80.000 pesetas. Para beneficiarse de esta deducción, los sujetos pasivos deberán haber sido titulares de vehículo automóvil de turismo usado a que se refiere el apartado siguiente desde al menos nueve meses antes de la primera matriculación definitiva del vehículo automóvil de turismo nuevo.
  2. El vehículo automóvil de turismo usado al que se refiere el apartado anterior deberá:
    • Tener, en el momento en que sea aplicable la deducción a que se refiere este artículo, una antigüedad igual o superior a diez años, contada desde la fecha en que hubiera sido objeto de su primera matriculación definitiva.
    • Haber sido dado de baja definitiva para desguace y no haber transcurrido más de seis meses desde dicha baja hasta la matriculación del vehículo automóvil de turismo nuevo.
  3. Los requisitos anteriores se acreditarán en el momento de efectuar la primera matriculación definitiva del vehículo automóvil de turismo nuevo, adjuntando al justificante de ingreso del impuesto el documento acreditativo de la baja definitiva del correspondiente vehículo automóvil de turismo usado, expedido por la Dirección General de Tráfico o los correspondientes órganos dependientes de la misma.

Fecha de la última actualización de esta página: 29/01/03.